©2019 by mundussubterraneus. Proudly created with Wix.com

Poemas Jazz

CANTO UNO

 

Ahora las marismas yerran su disparo azul contra mi espalda,

las ruinas carecen del encanto de lo destructivo.

 

Mientras, sediento, el cazador va siendo la sombra de sus presas

y su cabeza vigila desde la pared montada en los trofeos,

en las herrumbres de una alcoba parecida a los bosques.

 

Sentado en la ronda de los muertos comparto el licor de los durmientes.

No hay bien mayor que acompañarse de sí mismo. No hay bien mayor que no ser nadie,

pues nadie es el testigo,

nadie es el engaño.

 

Me creo ser cuando aún no he sucedido.

 

 

 

S

 

                                                            El valle

                                                            sus ovejas ausentes

                                                            Dios enferma

                                                            tose un chubasco fino

                                                            Comienzas a remendar los límites.

                                                            Repaso tus cúpulas

                                                            agreden la pradera

                                                            mis olores íntimos.

                                                            Eres un cuarzo girando. Precisa.

                                                            La casa,

                                                            Un niño atrapado en círculos

                                                            muerde su manzana

                                                            y comienza a transcurrir

                                                            el temor cotidiano

                                                            de invadirte

                                                            Gira un cielo, virgen casi

                                                            aún afeitado por los vientos

                                                            La calle,

                                                            una vagina de asfalto

                                                            un animal intermitente

                                                            regatea mis ahorros

                                                            Sólo es segura su opción interminable.

                                                            La ventana

                                                            mira al valle,

                                                            allá donde los rabinos subastan

                                                            el péndulo de las calles

                                                            las llaves de cada mansión.

                                                            Habito en mi hendija de cielo

                                                            contando

                                                            las agujas.

 

                                                         

                                                           La casa

                                                           múltiple en mosaicos

                                                           árabe y sin reposos

                                                           huele las sombras:

                                                           la inundo.

                                                           Los rabinos elevan sus voces

                                                           -pronto enmudecerán-

                                                           El valle

                                                           retorna húmedo

                                                           algo irreverente se deja colgar

                                                           por sus establos,

                                                           pisotea los cadáveres

                                                           las lanas impensables.

                                                           Bajo las nubes corre

                                                           un océano de hierbas

                                                           -nunca antes llovía-

                                                           el sol recomienza,                                diferente

 

 

 

 

 

 

CANTO DOS

 

                                    A veces, solo a veces, amanece lloviendo:

 

                                   un caballo           invisible                galopa.

 

 

 

 

 

 

LEONOR DE AQUITANIA

 

El espejo te arranca todo lo que has aprendido a ser

con las disciplinas y los métodos. Todo es demasiada ausencia.

Las paredes están bárbaras de espuma y son el rostro

 alargado del miedo: miedo a no ser.

El universo era dormir una mañana como quien reposa con los brazos cruzados sobre la tierra, dormir la tierra cruzada bajo los brazos, dormir los brazos y la tierra

-en la umbría estación un corzo muere,

la multitud que es todos y a la vez el intento de juntarse, lo devora.-

No vales, por desnuda, y ahora habitas esa inconformidad de los reflejos,

te vas mirando, tan original en la manía de ser réplica y amar,

amar como un cristal se rompe presintiendo la forma de sus pedazos,

amar como los perros, como aman las crisálidas a los muertos bajo los cielos primitivos de augures y las cárceles del mar y la siembra,

amando al territorio que es hambre y piélago de formas y de pasos,

Cayado de anciano, banda al hombro, tamborcillo en un redoble bajo esos colores entrándote perfectos.

Bebes del mundo, entra por tus ojos un planeta cada vez más distinto,

Se unen irremediables dos hemisferios

que al final llamas realidad.

 

 

 

 

CANTO TRES

 

Las mujeres son tigres y monederos

Un día mordimos el asfalto, parejamente.

Las mujeres emigran, se hacen un naufragio, arquean los pechos y la nuca, así dejan más tarde que el agua les moje las espaldas.

Entre las mujeres y el agua habita la certidumbre de los pájaros, la modernista esbeltez del cisne, la sirena kitsch

O una sensación parecida a un barrio de Manila.

Las mujeres sufren en la ciudad de Apollinaire

En el son, en la Bahía

Me voy a ver esas, las hechas con vidrio y con dolor

–yo no aspiro, amables camaradas infinitas, a la gloria-

Yo muerdo y odio y he visto la fugacidad del amor en las actrices porno:

Un fotograma: amábanse.

Otro fotograma: eran profesionales de su oficio.

Ahora pueden leer y mirar las sombras que están detenidas en el techo,

ustedes por un breve instante las han comprendido

y han temblado

ante la posibilidad de adentrarse en su carne negra, igual, magnífica.

 

 

 

 

 

 

 

 

JR

 

Es raro el motivo de las vírgenes

dijo un escultor de Samotracia,

arrancóse las órbitas, redújolas a la longitud del minutero

y talló un bajel sobre la piedra, ante la noche henchida

de difuntos.

Baja el viento por Luvina

y es como un cerro adormecido:

un día fue herrero, otro día, traidor,

una lengua interminable nos auxilia.

Virgen,

el río sigue su rumor bajo los árboles,

un río donde jamás

he de refrescar los miembros.

Es raro verlas salir en la húmeda ciudad,

San José las ahuyenta, pues unen ambas su cuerpo

y reconoce el carpintero en el rostro de una,

la inseguridad cristiana de la otra

-las ama por igual, las desvanece-

Baja un aire como de dioses muertos de Luvina.

Nada nos perdura. Solo el río.

En el umbral –las ropas guardadas- digo en voz baja no sea

que los niños se despierten: Vámonos, no hay Dios.

 

 

 

 

JAZZ 1

 

                                  He traducido la densa materia del perdón

                                             al Sur de un rezo

                                           el jazz, siempre el jazz

                                    -Brooklin de Rómulos-

                                             San Francisco tiende sus aguas

                                             sobre el enero infiel de los puentes.

                                   Tarzán ha empacado cierto carnaval

                                                           de bestias –sabana

                                   enrejada bajo toneladas de magnolias-

                                         Sólo un lamento de aerolitos

                                    surca la espontánea suciedad del cielo.

                                    puu...puu...purulento estío

                                                        menos azul que un tulipán

                                              más negro que delfines de alquitrán:

                                                       la mancha nos habita.

                                        Ahora todos somos negros

                                    Negros como alfileres y estalactitas

                                                             como nenúfares paranoicos

                                                             como el cabaret repleto

                                                             de agonizantes koalas

                                                             como un taxidermista de recuerdos

                                                            -o fotógrafo de graffitis nebulares-

                           Ahora somos la noche, mientras Humphrey Bogart dispara

                                                   ahuyentando los faroles

                                                  -artesonados del silencio-

                                   El piano retiene, tras un dique

                                                     la profundidad de mundos en la espera.

 

                                           Anne-Marie enciende un celuloide

                                           y fuma, entrecerrando la frente. Sonríe

                                           Casablanca doble y sucedida por puentes:

                                           deja el temblor de estos bajeles.

 

                                           

                                                      Sam continúa la forja migratoria

                                                      un ánade disperso

                                                                       cae

                                                                        sin aleteos

                                             desgajando catedrales en su intento

                                             -casi inadvertido-

                                             de ser un ave hermenéutica

                               y traducir su vuelo en el líquido de los Océanos.

                                               Muda rebelión en la bandada.

                                               Nadie gira el cuello.

                                               Ahora todos somos blancos

                                  y súbitamente aprendimos las artes del vuelo.

S

 

                                                   La vasta noche nos llama

              la casa es un dios que sueña una tarde

                         en otra casa y otra soledad y otra primavera.

         Si yo tuviera una palabra, solo una,

               tan limpia como un ojo deslumbrante,

                esa palabra llevaría en todas sus letras

         la forma y el silencio de tu rostro.

               

                   Cuando callas el agua baja por mi frente,

                                                    siento el olor de los caminos

                                                y de las frondas.

             Cuando callas el árbol es más fuerte,

                                                    la mañana menos silenciosa,

                                                    y el fuego nos persigue

                                               abrazando la tierra.

 

 

 

Este página web se diseñó con la plataforma
.com
. Crea tu página web hoy.
Comienza ya