©2019 by mundussubterraneus. Proudly created with Wix.com

   NOTA DEL EDITOR    

   El 23 de junio de 2008 murió en Frankfurt am Main el compilador de esta antología. La obra original preparada por el escritor Mateo Mordeccai abarcaba 2 785 páginas y estaba dividida en tres volúmenes con los siguientes títulos: Umbralismo: una introducción; Umbralismo: la invasión heterodoxa y Umbralismo: los sobrevivientes. A lo largo de estos trabajos el escritor se vio obligado a traducir al español numerosos textos en inglés, spanglish, portugués, francés, ruso y alemán; le fue necesario reunir cerca de 200 fotografías, 32 manuscritos originales, 19 guiones cinematográficos, 47 portafolios de apuntes y dibujos, 52 filmaciones inéditas realizadas a inicios del siglo XX y en los años 70; también grabaciones en placas metálicas de 1912. Tuvo que prácticamente reconstruir una orquesta de bahanda –un género musical desaparecido luego de los pogromos en Checoslovaquia-; grabó cerca de 80 horas de entrevistas a Juan Laprida, Joaquín Manila, Maura Samprini, Igor Frunze-Sokolnikov, Salvador Bouman, Zoyla Arróstegui, Janus Petrovich y Marcelo Fitzgerald. Paralelamente –bajo un nom de guerre- rodaba sus documentales Filmar Pedro Páramo y Tractatus, los cuales pretendían ampliar ciertos aspectos que permanecieron incógnitos en su enorme trabajo.

   Diversos problemas –sobre todo complicaciones burocráticas respecto al derecho de autor- hacen imposible la publicación íntegra de los libros que Mateo Mordeccai nos entregara ya completamente actualizados para su edición. El volumen que tienen ante ustedes resume apenas una ínfima parte de los textos umbralistas y aquí se agrupan las obras que, hasta la fecha, nos es lícito publicar. Excepto por algunas exclusiones, el material que leerán a continuación se atiene a la estructura que el escritor concibió para el tomo inicial de su antología.

   En los prólogos escritos por Juan Laprida se encuentran numerosas referencias que datan de una fecha anterior a la muerte de Mordeccai y hemos decidido conservarlos así, salvando con ello al lector de superfluas notas informativas.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now